EL BUEN PERIODISMO RECONOCE CUANDO SE EQUIVOCA. EL FARO PRESENTA A SU DEFENSORA DEL LECTOR