¿Hay algo más político que la economía?